Sí, si vas a organizar un evento y quieres que todo transcurra con normalidad y sea un éxito, vas a tener que pensar en las excepciones en el menú. La comida que se sirve en un acto público, en una reunión de trabajo o incluso en tu evento particular, ya no es una cuestión sólo de gustos, ahora también hay que tener en cuenta la ética y la salud.

Las alergias alimentarias han aumentado en un 50% a nivel mundial en la última década. Solo en Europa, 17 millones de personas sufren algún tipo de reacción ante la ingestión de un tipo especifico de alimento. Las posibilidades se están revelando como múltiples, ya no es solo el huevo o los cacahuetes, ahora desde el gluten hasta los pepinillos pueden ser causantes de un ingreso hospitalario.

El exceso de limpieza en nuestra vida diaria y el uso de pesticidas e insecticidas en los productos no ecológicos, son algunas de las teorías que tratan de explicar esta nueva realidad que marca profundamente la vida de millones de personas. Su salud está comprometida a diario por lo que comen en casa, y, por supuesto, en restaurantes, en la oficina y actos fuera del hogar.

Por otro lado, como opción ética ante el maltrato animal, otro enorme porcentaje de la población mundial está optando por el vegetarianismo o el veganismo. Solo en Estados Unidos, en los últimos cuatro años, las personas que se definen como veganas ha aumentado en un 600%. En España el no consumo de proteína animal es una práctica más o menos habitual ya en el 8% de la población.

A la hora de organizar un evento es imprescindible tener en cuenta este nuevo escenario. Las estadísticas revelan que la intolerancia al gluten, seguida por las opciones vegetarianas, son las excepciones a los menús más solicitadas. 

¿Qué hacer para que todo salga perfecto?

Siempre es recomendable incluir en la invitación previa al acto una sección a rellenar, en la que cada invitado pueda especificar sus opciones o necesidades.

Por ley, además, es preciso informar en el mismo lugar del acto y cerca de la comida que se sirve, sobre los alérgenos que puedan contener los alimentos. La lista es larga, e incluye desde cereales que contengan gluten o soja, hasta frutos de cáscara o leche y sus derivados.

También es importante que el responsable del evento tenga conocimiento de todos los ingredientes utilizados en la elaboración de cada plato. Esto último es extremadamente útil, ya que los invitados no siempre se detienen a leer los carteles.

Aquellos menús especiales que hayan sido solicitados de antemano, deben estar apuntados en una lista y en menaje aparte, para evitar posibles contaminaciones.

En Biomenú, somos especialistas en organizar eventos para invitados con necesidades alimentarias específicas. Nos gusta mimar a nuestros comensales y tener en cuenta sus opciones, ya sean personales o por temas de salud. Nos adaptamos a todo. Si necesitas un catering diferente, pero también saludable, delicioso y 100% ecológico somos tu opción.

 

Pídenos tu catering ideal