Comer eco, bío y orgánico está de moda. Pero ¿sabemos de lo que estamos hablando cuando compramos alimentos con alguna de estas palabras en la etiqueta…o en la publicidad? Para el consumidor medio las tres cosas suenan más o menos a lo mismo, y, a las marcas, les encanta poner alguno de estos términos delante de sus productos para hacerlos más atractivos. Pues mucho, cuidado, porque “no es eco todo lo que reluce”.

Para empezar, la UE tiene una normativa muy clara para poder hacer uso de la palabra “ecológico” en relación con la comida. El estricto protocolo de producción europeo, establece, a grandes rasgos, que, ecológico es aquel alimento en cuya producción no se utiliza pesticidas, fertilizantes químicos y transgénicos.

En términos generales, los alimentos ecológicos son aquellos cuya producción está en total equilibrio con el medioambiente en todas sus etapas de crecimiento: desde semillas ecológicas, tierra y agua no contaminadas hasta el máximo aprovechamiento de las condiciones naturales, tanto de la tierra como del clima. Cuando hablamos de la crianza ecológica de animales, se trata de animales que crecen en espacios abiertos, sin contaminación, alimentados con comida ecológica y sin intervención química de antibióticos ni hormonas del crecimiento

La leyenda “bío” hace referencia a que el producto no tienen ningún componente que haya sido alterado genéticamente. Es decir, cuando un producto lleva en su etiqueta, la palabra “bio”, significa que no hubo intervención alguna de laboratorio para conseguir el resultado final.

La palabra “orgánico”, por su parte, se refiere a la pureza de los componentes, es decir, que no se ha utilizado productos químicos como pesticidas o fertilizantes para en la producción del alimento.

Puestos a escoger, el término “ecológico” es el que mayor nivel de calidad y autenticidad engloba.

En Biomenú podemos decir, con mucho orgullo, que somos el único catering con certificación ecológica de España. Esto significa que tenemos un sello que lo acredita, y que toda nuestra materia prima es ecológica certificada: desde la harina con la que hacemos el pan, hasta el queso, la carne, la verdura…. Además, trabajamos con proveedores de cercanía, agricultores y ganaderos que tienen sus explotaciones en España.

 

Descubre nuestra deliciosa comida ecológica