¿Sabías que se acaba el tiempo y las excusas para que te vendan un pan que no sea 100% integral?

Está a punto de entrar en vigor un nuevo decreto de ley por el que es obligatorio que todo producto que se autodenomine “pan integral” esté hecho en su totalidad de harina integral de trigo, y en el caso de llevar menos cantidad, la etiqueta debe indicar el porcentaje exacto. En el caso del pan de espelta y otros cereales, basta con que sea el 50% del total de la harina.

La nueva llamada “ley del pan” busca acabar con la picaresca y las verdades a medias. La legislación de 1984, vigente hasta el año pasado, no marcaba el porcentaje de harina integral a utilizar en los panes integrales, lo que facilitaba que muchos fabricantes usaran una cantidad mínima. Algunos, incluso, llegaban a teñir la harina normal para darle un aspecto más oscuro.

Importante también es que el fabricante estárá obligado a incluir el grano entero, sin quitar el germen, algo que habitualmente se hacía para alargar “la vida” al pan y que, sin embargo, quita la parte del grano que más alimento aporta.

Es decir, la nueva legislación obliga a que el grano con el que se fabrique el pan debe incluir el salvado, o la capa que protege al grano, muy rica en fibra, el endospermo, que aporta los hidratos de carbono, las proteínas y las vitaminas del grupo B y, el germen, la parte que alimenta al grano y que aporta vitaminas B, E, minerales, antioxidantes y grasas insaturadas.

Otro aspecto importante es la regularización del uso del término “masa madre”. La masa madre es un fermento hecho con agua y harina que no contiene ningún tipo de levadura añadida, y que permite sustituir la levadura industrial. La nueva “ley del pan” establece que, para poder decir que un pan “es de masa madre”, debe estar hecho mediante una proporción de masa madre igual o superior al 15% del peso total de la amasada, y que el tiempo transcurrido desde el comienzo de la elaboración de la masa madre hasta el comienzo de la cocción de la pieza sea superior a las 20 horas.

En Biomenú damos la bienvenida a todo aquello que nos permite, como consumidores, estar bien informados de lo que comemos y, a la vez, comer cada vez más saludable. A nosotros el proceso de fabricación de pan, de forma artesanal y ecológica nos es muy familiar: diariamente amasamos y horneamos distintas clases de pan: de hamburguesa, pita, petit pan…, que usamos para acompañar nuestros productos de catering: Coffee Break, Finger Food y Lunch Box.

 

Descubre nuestra oferta para catering