Di no a la ‘Operación biquini’. O mejor, di sí a una ‘Operación biquini’ sana y equilibrada, diferente, que no te haga pasar hambre, que te haga sentir bien, ligero/a y disfrutando al tiempo de la buena mesa. Y que esa ‘Operación biquini’ dure en realidad todo el año. Porque no hay mejor dieta que comer saludable, con recetas sin fritos y con la combinación de nutrientes adecuada a tu estilo de vida.

No te fíes de las ‘dietas milagro’, solo te harán daño. Pérdida de peso en tiempo record y ganancia de peso en el mismo tiempo record; y el cuerpo se resiente, no es un juguete que manipular a golpe del último régimen de moda. Tanto si eres vegetariano, o sigues una alimentación macrobiótica, o comes de todo, o si tienes alguna intolerancia alimentaria, lo importante es que respetes las horas de comida, que te tomes un tiempo para disfrutar de cada colación, sin prisas, y que elijas platos sin fritos, con la mezcla adecuada de verduras, proteínas, carbohidratos, etc. La práctica de ejercicio suave (más piernas y menos coche) completará este tipo de dieta y ahí sí que tendrás y tipo de biquini todo el año.

Tampoco hay ‘alimentos milagro’, lo mejor es una dieta de tipo mediterráneo. En verano, especialmente, aprovechemos que las frutas y las hortalizas están en su mejor momento para explorar sus amplias posibilidades en ensaladas, gazpachos, sopas frías… También la proteína de origen animal puede prepararse en refrescantes marinados o en forma de pastel y combinada con salsas frescas.

Eso sí, la tentación por antonomasia, especialmente difícil de vencer durante el verano, es la cerveza, el tinto de verano, los helados o los granizados. Ahí mucha precaución, debido al altísimo nivel de azúcares que aportan. Ese sí es el verdadero enemigo y hay que mantenerlo a raya.

¿Conoces nuestros biomenús sanos y equilibrados, adaptados a tu estilo de vida?