Una de nuestras obsesiones, además de hacerte la vida fácil y darte de comer en la oficina de modo cómodo, sano y delicioso, es el compromiso con el medio ambiente. Estos días, en la Cumbre del Clima de París, ha quedado claro que la Tierra necesita un respiro sí o sí, que tenemos que ser más respetuosos con ella. Por eso es tan importante que seamos responsables y consumir productos de cría o cultivo ecológico. Es uno de los primeros pasos para contribuir a la conservación del planeta.

En BIOMENÚ te garantizamos que todo lo que llega a tu mesa procede de agricultura o ganadería ecológica certificada. Así de claro. Pero ojo, ecológico de verdad. El adjetivo “natural” que a veces vemos acompañando a algunos productos no significa que sean ecológicos. Más bien es una palabra que mueve a engaño al consumidor.

Y aquí siempre nos encontramos con el lío de diferenciar entre lo biológico, lo orgánico y lo ecológico. ¿Pero es que hay alguna diferencia? La hay, aunque mínima. Eso sí, los tres sellos garantizan que los alimentos o productos que están llegando a tu mesa o que utilizas a diario en tu cosmética o en la limpieza de tu casa son elaborados sin utilizar transgénicos, aplican normas exigentes sobre bienestar animal y vegetal y utilizan recursos renovables integrados en sistemas locales. Muy importante es que todo lo ecológico rechaza los productos químicos artificiales o pesticidas en la producción.

Así que en tu Biomenú no habrá pesticidas, ni hormonas o antibióticos en los animales de cría, lo que redundará en tu salud; y el origen de los alimentos será más responsable con el medio ambiente, lo que respeta la Tierra. Además, los envases y cubiertos y servilletas que te llegan con tu Biomenú son reciclables y están elaborados con fibras naturales. Las bolsas Biomenú son de papel procedente de bosques certificados.

¡Con el hashtag #mibiomenú cuéntale a tus compañer@s de oficina que ya comes delicioso, sano, equilibrado y fácil!