El invierno es una etapa de renovación, el momento ideal del año para hacer un ‘reset’, una puesta punto. Es algo que va más allá de los excesos navideños y que entronca con los ciclos naturales el cuerpo. El solsticio de invierno es el momento en que todo renace, ya que el sol empieza a ganarle tiempo a la oscuridad, pero el frío y la ausencia de luz ‘deprimen’ al organismo, que se ve forzado a trabajar más para poder combatir los virus y para entrar en calor. En este momento del año es cuando más hay que cuidar la alimentación. Y no por casualidad, durante los meses de otoño e invierno la naturaleza nos brinda un amplísimo abanico de verduras, frutas y frutos secos plenos de vitaminas que acuden en nuestra ayuda al tiempo que depuran nuestro cuerpo.

Por eso decimos que las verduras y ensaladas son para el invierno. Porque su ingesta, siempre recomendable durante todo el año, se hace en esta época más necesaria que nunca. Con unos hábitos alimentarios más sanos, caeremos menos enfermos, nuestra piel y pelo tendrán mejor aspecto, tendremos más energía y tendremos menos antojo de consumir dulces, snacks fritos y demás alimentos poco equilibrados.

Las naranjas y mandarinas son las reinas del invierno. Muy ricas en vitamina C, estas frutas refuerzan nuestras defensas frente a los resfriados. También nos ayudan a absorber mejor el hierro presente en la carne roja, en las legumbres, las espinacas, las acelgas o el brocoli. Estas verduras de hoja verde también se hallan en su mejor momento en invierno junto con las endivias, la escarola, las alcachofas… Todos ellos alimentos que nos ayudan a eliminar toxinas.

Los frutos secos recolectados durante el otoño son idóneos también en los meses invernales, así como la otoñal calabaza, que también crece en invierno en alguna de sus variedades.

Con todo ello es perfecto hacer una ensalada en la que esté presente una base de hoja verde combinada con naranjas, con nueces, con pasas… Un placer para el gusto y una manera de limpiar nuestro organismo (‘detox’) para no sucumbir a los virus y a la ‘depre’ invernal.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener Más información.

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar